Edificio Fundadores Av. Cra 9 No. 131 A - 02 Linea Gratuita 018000 113033 PBX (571)6489000

10 cosas que extrañas del colegio en la U

Ir a la universidad es una experiencia increíble y es totalmente diferente a las etapas anteriores; tendrás más libertad, pero también más responsabilidades. Posiblemente te sentirás perdido al principio, y esto causará que extrañes algunas veces la etapa escolar. Mira esta lista que preparamos en Conectándome con la U, de lo que más vas a extrañar del colegio con tu nueva vida universitaria.

1. El primer día de clases.

Cuando llegaba el día de volver al colegio, siempre sentíamos una extraña emoción. Estar en otro curso, ir con uniforme nuevo, encontrarse con los amigos, contarles cómo estuvieron las vacaciones, utilizar los nuevos útiles escolares, sentarse en los pupitres perfectamente limpios; eran situaciones que lograban algo de ansiedad, alegría y satisfacción.

2. Los amigos.

Dejar a tus amigos de años por ir a la universidad, es una de las situaciones más difíciles. Posiblemente tu mejor amigo o amiga entró a otra universidad, y no tendrán el mismo tiempo para compartir como lo hacían en el colegio. Las reuniones en la casa para hacer trabajos se esfumarán y seguramente, no se verán tan seguido. Pero siempre hay tiempo para los amigos, ¿no?

3. El uniforme.

 

Puede que en el colegio odies el uniforme, pero cuando entres a la universidad, lo extrañarás. Levantarte todos los días y no saber qué ponerte, puede quitarte algo de tiempo, hay quienes prefieren la simplicidad del uniforme. Afortunados los estudiantes del área de salud.

4. El descanso.

Ese pequeño espacio de media hora, era el más esperado de cada día. Dedicábamos ese momento a pasarla bien, compartíamos con nuestros amigos, jugábamos en las canchas o si teníamos un noviazgo, preferíamos estar todo el tiempo al lado de él o ella. En la universidad sí tendrás recesos o huecos, pero probablemente tengas que adelantar trabajos o estudiar para un parcial.

5. El horario.

El horario del colegio era muy cómodo, estudiabas en la mañana o en la tarde. Por el contrario, la universidad tiene horarios desordenados y en muchas ocasiones, tendrás que estar todo el día en la facultad. Lo sentimos, es la vida universitaria y los horarios pueden ser complicados.

6. Los paseos.

En el colegio estás tanto tiempo compartiendo con tus compañeros, que sientes que pertenecen a tu familia; por eso las salidas son únicas e inolvidables. El paseo que más extrañarás es la excursión de fin de año en 11°, ese que fue programado durante meses, en el que se hicieron rifas y actividades para poder ir. Sin duda, la mejor despedida del colegio y los amigos.

7. El tiempo.

En el colegio tenías más tiempo para tus amigos, para tu familia, para divertirte, para dormir, etc. En la universidad sentirás que las 24 horas del día no te alcanzan, creerás que no tienes tiempo para terminar tus trabajos o estudiar el parcial; sin embargo, el esfuerzo te beneficiará y saldrás victorioso con tus buenas notas. ¡No te desanimes!

8. Poca responsabilidad.

La diversión siempre estuvo por encima de nuestros compromisos, pero eso era en el colegio. Cuando entras a la universidad, te das cuenta que la carga académica es mayor a la del colegio y en ese sentido, el nivel de responsabilidad debe aumentar, en caso de querer lograr buenos resultados. Lo realmente importante es amar tu carrera y dar todo de ti.

9. Las justificaciones de tus papás.

Si faltaste al colegio y tenías un examen importante, siempre lo podías presentar después, todo gracias a las excusas firmadas de tus papás. En la universidad, no nos tratan como niños; si faltaste a un parcial y no tienes una justificación válida, como la excusa emitida por la EPS, no podrás presentarlo y te quedarás sin una nota, que lamentablemente bajará tu promedio al final del corte.

10. Tu camiseta firmada por compañeros.

Hacer que tus amigos rayen tu camiseta finalizando el año, es una tradición. Te darás cuenta que en la universidad no sucede lo mismo, seguramente irás a un bar para celebrar que pasaste el semestre, pero extrañarás los lindos mensajes que tus amigos dejaban en tu camiseta. Guarda esa prenda como si fuera un tesoro. Tus amigos lo valen.

Cuando éramos pequeños, siempre quisimos ser adultos y conocer esa sensación de libertad. Al estar en la universidad empiezas a madurar, te sientes más libre y por fin conoces esa sensación. Lo que no sabías es que, si eres adulto, tienes otras obligaciones; y eso, nos hace querer volver a la inocencia de la niñez. ¡Bienvenido a la vida de universitario!
Relájate que aquí te dejamos unos buenos tips para sobrevivir a la vida universitaria.

Solo si tienes el valor suficiente, comparte esta información